Es importante tener un espacio de trabajo acogedor donde sentirse cómodo, relajado e inspirado, ya que vas a pasar muchas horas ahí sentado y vas a estar trabajando.

Para montar una zona de trabajo funcional tenemos que tener en cuenta algunos factores fundamentales, como la luz, la elección del mobiliario, el estilo, etc.

El primer paso es elegir donde vamos a situar nuestro espacio de trabajo, si tenemos una estancia dedicada o contamos solamente con un rincón.

Lo segundo, pero no menos importante, ¿dónde coloco el escritorio?

La toma de esta decisión debe girar entorno a la iluminación, y no hay nada como la luz natural, por lo que colocarlo cerca de una ventana será una buena opción, a poder ser de frente. Además si trabajas por las noches, tendrás que hacerte con una lámpara potente y colocarla sobre la mesa de trabajo. Hay que tener en cuenta el tipo de trabajo que vas a desempeñar, no es lo mismo una persona que trabaja con el ordenador que una que tenga que dibujar.

Espacio de trabajo estilo nórdico
Vía Delikatissen
Espacio de trabajo para artista
Vía thinkdecor.tumblr.com

Organización y espacio:

Tener el espacio de trabajo ordenado nos va ayudar a concentrarnos y a ser más eficientes, por lo que contar con almacenaje suficiente es importante, como también tenerlo todo a mano. Estanterías, cajoneras, cajas y las propias paredes son perfectos para la organización.

Espacio de trabajo con estanterías
Vía Boho Deco Chic

Mobiliario:

Elegir el tipo de mobiliario es esencial, sobretodo el tipo de silla y el escritorio. Hay muchas opciones y precios muy variados, lo ideal es que sea manejable. A mi personalmente, me gustan las mesas de escritorio largas y amplias con mucho espacio para trabajar y tener un panel o corcho para colgar y anotar cosas.

Espacio de trabajo en colores neutros
Vía Delikatissen
Espacio de trabajo con pared forrada de corcho
Vía Delikatissen

Decoración:

Para terminar, pero no menos importante, el estilo y la decoración que le queramos dar. Será un añadido y nos ayudará a sentirnos más cómodos. Tener una cierta uniformidad cromática en todo el espacio ayuda a la concentración, por lo que hay que tenerlo en cuenta. Los colores suaves, las plantas y láminas o fotos que nos gusten y que nos inspiren serán perfectas, en definitiva objetos que nos definan. ¡Importante! No cargarlo mucho para no saturarnos.

Personalmente, yo me decanto por el estilo nórdico e ir combinando con otros estilos y dándole un toque personal.

Espacio de trabajo estilo nórdico
Vía Boho Deco Chic
Espacio de trabajo luminoso
Vía Littlefew Blog

¿Cuál es el estilo que más se adapta a ti?

Diana XX