¡Qué ganas tenía de hablaros del boho-chic! Es uno de esos estilos que, sin requerir mucho esfuerzo, dan unos resultados impresionantes. Eso sí, no es para todo el mundo: Aléjate si lo que buscas es orden y estructuras limpias, porque el secreto del boho-chic está en lo ecléctico, la libertad, el arte y la expresividad.

Vía Pinterest

El boho-chic evoca a la época de los 60, el movimiento hippie, y el ‘flower power’. El ‘wanderlust’, el gusto por viajar y conocer otras culturas, también está muy presente, por lo que la clave de este estilo está en mezclar: cuanto más desestructurado y creativo, mejor. Olvídate de lo funcional y lo minimalista, el estilo bohemio es para los que toman riesgos.

Este estilo te permitirá sacar tu lado más artístico: Siéntete libre de expresar con tu decoración. Añade piezas que tengan un valor sentimental para ti, recuerdos de viajes, fotografías de todo tipo y tamaño… ¡imaginación al poder!

Vía Pinterest

Como todas las corrientes, el estilo bohemio tiene unos puntos comunes que debes seguir para lograr la atmósfera correcta. Primero analizaremos las claves generales, y luego iremos habitación por habitación, para saber cómo adaptarlo a cada estancia.

Claves generales

Colores y estampados: No te cortes a la hora de elegir colores. Mezcla los tonos que más te gusten,  eso sí, procura que siempre predominen los cálidos sobre los fríos. Recuerda que este estilo siempre debe ser acogedor. Con respecto a los estampados, siéntete completamente libre: Mezcla patrones que nunca pensarías que fueran a combinar, y verás como poco a poco tu estancia va ganando carácter.

Vía Pinterest

Ayer y ahora: Como buena corriente ecléctica, el boho-chic siempre combina elementos nuevos y relucientes con piezas retro de segunda mano. El contraste beneficia el efecto desordenado y caótico de la vida bohemia. Así que ya sabes, todo lo que puedas reciclar, aprovéchalo.

Vía Pinterest

DIY: Sí, lo sé, parece que el DIY está por todas partes últimamente, pero en el boho-chic tiene un protagonismo especial. Puesto que en este estilo se pretende evocar un aire artístico y creativo, las manualidades tienen una importancia vital. Ya sea tejer, pintar, esculpir o fabricar muebles, no importa, añade todo lo que hagas a tus estancias y conviértelas en tu galería de arte personal.

Salón y dormitorios

El salón es la habitación central de todo hogar bohemio. De hecho, cuanto más amplia sea la estancia, mejores resultados lograremos. El salón es la zona de reunión, donde compartimos todo con las personas que viven con nosotros, por lo que debe ser una habitación cómoda. Añade multitud de sofás, futones, sillones, puffs… ¡asegúrate de que haya suficiente espacio para sentarse!

Vía Pinterest

Como he mencionado antes, el estilo bohemio es siempre muy diverso y tiene un carácter global, así que los accesorios exóticos nunca están de más en el salón. Puedes añadir estampados tribales, detalles árabes, toques asiáticos… ¡lo que quieras con tal de crear esa atmósfera internacional! También tendrás que darle al coco para rellenar cada espacio en blanco de la habitación, y es que en el boho-chic, el maximalismo está muy presente.

En el dormitorio también se aplican estas claves, aunque debe ser una estancia más tranquila, reservada para el descanso. Las gamas cromáticas más tenues, las velas, los tejidos cálidos y multitud de cojines y almohadas crearán ese efecto.

Cocina y baño

Las piezas vintage son la clave de las cocinas bohemias. Deben tener un aire algo romántico, pero también ser funcionales, por lo que se prestará especial atención a los azulejos. Elige los más creativos, no tengas miedo de añadir diseños arriesgados. También puedes dar toques rústicos con muebles de madera cálida, hierro forjado e instrumentros retro.

En el baño también puedes arriesgar con los azulejos, y debes perder el miedo a los textiles. Sí, alfombras en el baño. Olvídate del mito y apúntate a la tendencia, dan un toque súper acogedor. Las cortinas de diseños llamativos también se ven mucho en el boho-chic.

Vía Pinterest

Ya puedes dejar que el boho-chic entre en tu casa e invada tus habitaciones. Juega y experimenta, pierde el miedo a mezclar y aprende a desaprender. ¡Y recuerda que el boho-chic no sólo es un estilo de decoración, es una forma de vida, así que nunca dejes de crear!